ooo

Estudio Abierto

Comentario de Mariano Zabala:

En la física cuántica existen 10 dimensiones. Además de la tercera que es la profundidad, la cuarta es el tiempo, la quinta es el viaje en el tiempo. Y así. En este caso nos adentraremos en lo que yo llamo la onceava (11va) dimensión que es el mundo de los sueños. De la imaginación. De la creatividad. Nuestro surrealismo único entre seres humanos. En este caso englobamos los sueños de cada artista en una sola dimensión.  Presentado en el últimoGalleryDay. Y aquí les presento.

 

Olivia Busse.

-Bocetos para un mundo futuro.

En nuestra primera parada del viaje onírico nos encontramos en el universo creado por Olivia Busse. Donde  podemos observar collages de lo que aparentan ser personas. Pero en realidad son algo más…Podemos observar que son seres humanos y lugares con partes de naturaleza y animales. ¿A qué se debe esta fusión de reinos animal, vegetal y mineral? Es que lo que la artista nos quiere mostrar es la visión de un futuro muy muy lejano. Donde todos los reinos de la tierra se fusionan para crear un único ser. Un ser universal ya que el planeta tierra es nuestro único hogar en el sistema solar. Y debemos cuidarlo.

 

Paola Koch

-Ensayos sobre el espacio propio

Retrocedemos en el tiempo desde el futuro de Olivia para trasladarnos a la actualidad. La obra de Paola está hecha de cera. Un material difícil de manejar pero con resultados asombrosos lo que le da a la artista toda la libertad creativa de crear cualquier forma. En ella podemos ver a lo que parece una persona arrodillada en el piso. Con los brazos alrededor de las piernas. Y una fila de formas una al lado de la otra muy distintas entre sí. Por estar en fila da la sensación de que son un catalogo de cosas. ¿Qué podrían ser?¿Animales o personas disecadxs como trofeos quizá? La gente se arrodilla juntando los brazos cuando se siente deseperadx. O angustiadx. Y teniendo en cuenta nuestro contexto actual donde cada vez vivimos más separados entre todxs, ya sea por preconceptos impuestos por nuestra sociedad, o por nuestros rayes positivos o negativos, muchas veces el mundo del otro nos perturba hasta tal punto que si estamos dentro del él nos aterra, si estuviéramos en su lugar.Pero más específicamente si nos hacen entrar a él por la fuerza y no queremos.

 

Lucia Sorans

-Refugio totémico.

En la obra de la artista se pueden observar 3 pinturas una grande al medio y 2 más chicas a los costados.  La particularidad que tienen es que las tres están pintadas como 3 figuras geométricas. No está muy clara la intención de la artista. Pero en las tres pinturas se pueden apreciar rostros de criaturas. La del centro me parece la más inquietante ya que recuerda a la figura de un espectro con un rostro como si estuviese tapado por una máscara de un material parecido a una concha marina. Y por su enorme contextura delgada. Por el nombre parecería que es como la representación de 3 ídolos. Porque el tótem es la escultura de un ídolo. O sea de un ser supremo de su cultura. En esta obra podría tratarse de una alegoría a la idolatría desmedida del ser humano frente a personas y cosas sobrevaloradas en la sociedad. Como el caso de las revistas de cotilleo. Ya que están representadas en materiales planos.

 

Nadia Martynovich

-Tu basura, mi montaña y un arma de batalla

Desde la tribu urbana de concreto nos trasladamos a lugares inhóspitos en este caso las montañas de Nadia. En ellas podemos observar montañas en las que son atacadas por incendios.¿Serán provocados por el hombre? ¿Una reacción química natural en la roca? ¿Lava que gorgotea de la montaña? Se trata de la fortaleza máxima de la naturaleza y los objetos frente a la adversidad de la vida. Como en el caso de la montaña que resiste el ataque del fuego. Así como cualquiera de nosotros crece y madura con los golpes. Porque según la artista los objetos y las cosas inorgánicas también tienen vida. Porque nosotros le damos valor y son importantes en nuestra existencia.

 

Daniel Beauregard

-Anticipación

Desde la montaña contemplamos la civilización y de un salto cuántico volvemos a nuestro surrealismo colectivo. Esta vez en los lugares cotidianos de nuestro día a día. Parecería que son lugares en donde todo está detenido en el tiempo, son momentos previos a cuando ocurre el presente, que es donde, de la nada, parecen las personas. Mientras que ese instante anterior es destruido en el espacio tiempo. Porque ya es parte del pasado. Es eso mismo lo que el artista quiso representar en sus fotografías los momentos previos(en nuestro presente) a cuando ocurren los eventos. Ya sea en una calesita, una fiesta o un evento.

 

Y aquí termina nuestro viaje por la onceava dimensión osea la onírica. Espero que lo hayan disfrutado. Y muchas felicitaciones a los artistas de esta muestra.

Mariano Zabala.